La Sierra del Sueve

La Sierra del Sueve se levanta casi paralela a la costa Cantábrica frente a los concejos de Caravia y Colunga, convirtiéndose en la mejor atalaya del mar Cantábrico, con sus 1161 metros de altura de su cumbre máxima, El picu Pienzu. Levantado hace unos 35 millones de años, sobre sedimentos de entre 480 y 300 millones de años, tiene dos partes claramente diferenciadas:

De un lado las cuarcitas y pizarras Ordovícicas que forman la Sierra del Fitu, antesala del gran farallón del Sueve, y que en sus pobres suelos alberga toda una serie de brezales tojales naturales, mezclados con plantaciones de pinos y en la que es relativamente sencillo encontrarnos con caballos asturcones pastando libremente por estas montañas.

De otro lado la zona más alta de la Sierra del Sueve, correspondiente a las calizas de Montaña, que han ascendido hasta los casi 1200 metros de altitud y que guardan la mayor riqueza botánica de estas montañas.

La cercanía al mar, sólo 4 kilómetros en línea recta, lo convierte en una barrera para las brumas marinas, llenándose permanentemente de niebla que cubren estas montañas una gran mayoría del año.

De esta alta humedad, suelos ricos y variedad de altitud tan grande surgen bosques de tejos, acebedas, y hayedos que albergan una rica fauna donde los reyes son los asturcones y los gamos pero que guardan también secretos como la Lobaria virens, un liquen que nos habla del excepcional estado de conservación de estos bosques y la calidad del aire de estos lugares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *